Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2014

Carta a un padre.

Imagen
Querido padre :
Hace poco me entere de tu enfermedad, sé también que te estas recuperando y que ha sido bastante difícil lo que has venido viviendo. Me llamó la atención que hace meses no me llamaras ya que siempre una vez al mes recibo tu infaltable llamada desde la ferretería de tu amigo. Pensé en llamarte pero no quería molestar, se lo difícil que se pone tu mujer si se entera de que ando averiguando cosas tuyas. Ni modo, no la culpo pero tampoco la comprendo, es muy cerrada y no pienso discutir con ella por temas del pasado que no le competen en lo mas mínimo. Al pasado pisado. Ya es tiempo de un borrón y cuenta nueva, no se puede vivir del pasado, las cosas malas pasan y no tenemos porque torturarnos recordándolas una y otra vez, ya no tiene sentido. Eres mi padre y es lo que importa, solo quiero verte aunque sea una ultima ves, solo eso pido, nada mas. Solo espero una llamada, la confirmación me dará la valentía que necesito, se que no estoy sola. Solo quiero verte y ver como estas…

La Viuda Negra.

Imagen
La Viuda Negra.


Los sentimientos son pasajeros, son algo tan sutil, que ni te das cuenta de cuánto tiempo duró. El amor no vale nada, son solo palabras vacías que tratan de llenar un corazón débil. El cariño es frágil, se rompe a la primera desconfianza. Todo pasa, al igual que él. Su error lo condenó. No tuve más remedio que acabar con su patética existencia, no valía nada y ella tampoco. Los mate a ambos por traicionarme. Pero ellos no me conocen bien. No saben de lo que soy capaz y se los demostré. Los mate y ahora me siente libre y feliz, me gustó hacerlo. Con ella me divertí, con él lo hice suave, quería disfrutarlo y que viera en mis ojos todo el odio que sentía por su traición, mis ojos de furia fue lo último que vio.
Pensaron que no los descubriría, pero lo hice, dejaron pequeños detalles que fui descubriendo poco a poco pero lo logre, descubrí la traición y eso se paga con sangre. Decía que me quería, que era todo para él, que como yo no había ninguna, que conmigo tenía la paz …